Reiki en la Cocina

Poco a poco, casi sin darnos cuenta, el Reiki se ha ido adueñando de todos nuestros actos. Esta es la aspiración más elevada de reikianos y reikianas, practicar la meditación y la conexión con la energía de Reiki en cada uno de nuestros actos, ya sea caminando, en el trabajo, en una reunión, realizando labores de limpieza y aseo caseras, ordenando… Cuando estamos en nuestro centro, cuando encontramos el eje que nos une a la Tierra y al Cielo, nuestras acciones toman una dimensión sagrada. Así, podemos convertir en sagradas todas y cada una de nuestras ocupaciones diarias.

Entre fogones

En esta ocasión lo que Senda de Reiki propone es centrarnos en la tarea de cocinar. Algo que en muchas ocasiones se nos convierte en una carga. Si el Reiki es la energía del Amor, cocinar está íntimamente relacionado con el amor. Ese amor que ponemos en alimentar a los otros, en elegir los ingredientes que más van a nutrir nuestro organismo, es uno de los actos de amor más grandes que hacemos con nuestras familias, amigos, nosotros mismos y  los destinatarios de lo que se cueza en nuestras cocinas.

Todos hemos observado que si cocinamos con buen ánimo la comida está más rica, mientras que cuando abordamos esa tarea con desgana, desde el mal humor y las prisas, el resultado suele ser nefasto.

Así que hemos creado este rincón culinario para los que les guste cocinar y practicar Reiki.

Buenos Ingredientes, Amor y Chokurei

Iniciamos la tarea de cocinar desde el amor y la conexión con nuestro centro. Después nos dibujamos el Chokurei en cada palma de la mano e invocamos su kotodama tres veces y al mismo tiempo palmeamos también tres veces. Sentimos nuestra conexión con la energía de Reiki elevando los brazos.

Ya estamos preparados. Empezamos a cocinar con total presencia, sintiendo, oliendo, probando. Todas las sensaciones nos llevan a la conexión con nuestro interior, con el gozo de hacer algo sencillo de forma elevada. Todo lo que realizamos nos lleva a la experiencia del ahora, del estar presente en total armonía.

El símbolo de Chokurei que se aprende en el segundo grado de Reiki, es el símbolo del Poder, el que se utiliza para todo lo físico, lo tangible. ¿Hay algo más físico que el acto de nutrir nuestro organismo? Así que además de dibujar el símbolo en nuestras manos, también debemos hacerlo sobre la comida que preparamos y aplicar un minuto de Reiki (antes de meter el alimento en el horno, de cerrar la olla, de freír en la sartén). En resumen, se trata de trasladar la energía de Reiki a los alimentos a través de nuestra conexión. La comida se enriquece y nosotros experimentamos el equilibrio.

 

RECETAS

 

LASAÑA DE VERDURAS

Ingredientes:

  • 1 Paquete de lasaña precocida
  • 1 Cebolla
  • 2 Dientes de ajo
  • ½ Berenjena grande o una entera pequeña
  • 1 Pimiento verde
  • ½ Puerro
  • ½ Calabacín grande o uno entero pequeño
  • 1 Trozo pequeño de calabaza
  • 4 Champiñones
  • 2 Cucharadas de albahaca
  • ½ Cucharadita de comino molido
  • Sal
  • Pimienta
  • Salsa de tomate
Antes de comenzar nos hacemos el símbolo Chokurei en cada mano y palmeamos tres veces diciendo su kotodama también tres veces tomando conciencia de nuestra conexión con la energía de Reiki en todo momento. Sintiendo la alquimia de los alimentos  comenzamos a cocinar con presencia absoluta, conscientes de que la meditación se hace patente cuando realizamos cualquiera de nuestros actos con amor pleno. minuciosidad y atención.

Elaboración:

Poner en remojo la lasaña siguiendo las indicaciones del paquete. Una vez hecho, disponerlas sobre un paño de cocina para que escurran el agua.

Pelar y cortar la berenjena en rodajas. Colocar las rodajas encima de un paño de cocina limpio. Salar y dejar reposar 20 minutos.

Picar la cebolla y el ajo y sofreír hasta que la cebolla esté transparente. Añadir el resto de las verduras cortadas en daditos (también la berenjena que habíamos reservado), la albahaca, el comino y la pimienta. Si se quiere dar un sabor más picante se puede freír una guindilla en el aceite junto con la cebolla y el ajo y luego retirarla.

Rehogar todo hasta que esté tierno.

En una fuente de horno poner una abundante capa de tomate frito. A continuación una capa de lasaña, a continuación una capa de verduras, después lasaña de nuevo. Ir alternando las capas por este orden. Cubrir con una bechamel clarita. Espolvorear con queso rallado y meter a horno con calor arriba y abajo a 180º durante unos 10 minutos. Terminar de dorar con gril fuerte.

Salta de tomate:

Ingredientes:

  • 1 Kg de tomates
  • 2 Cebollas
  • 1 Diente de ajo
  • 1 Zanahoria mediana
  • ½ Pimiento verde
  • Comino en grano
  • Sal
  • 1 Cucharadita de azúcar

Elaboración:

Escaldar los tomates. Picar las cebollas, el ajo, la zanahoria y el pimiento. Rehogar unos 10 m. Añadir los tomates pelados y troceados, el comino, la sal y el azúcar. Hacer a fuego lento durante 20m. Triturar.

Salsa bechamel

Ingredientes:

  • 2 Cucharadas soperas de harina
  • Aceite
  • Leche
  • 2 quesitos de porción
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

Calentar el aceite. Añadir el harina y tostar muy ligeramente. Ir añadiendo la leche que pida hasta que se forme una salsa consistente pero líquida. Añadir los dos quesitos, la sal, la pimienta y la nuez moscada.