El Reiki y los chacras

En sánscrito, la palabra chacra significa rueda y se utiliza para referirse a los centros energéticos del cuerpo humano donde se concentra, se difunde y se transforma la energía vital.

Los chacras mayores o principales son siete y están situados en el canal energético principal (Sushuma nadi) que se encuentra a lo largo de la columna vertebral. Cada uno de ellos está relacionado con glándulas y/o órganos del cuerpo físico y tiene una parte anterior y  otra posterior, excepto el raíz (primero) y el corona (séptimo).

Cada chacra actúa directamente en el equilibrio de las energías que nos llegan a través del aura . Durante esta actividad, el chacra entra en resonancia emitiendo mensajes energéticos hacia nuestro entorno más cercano en forma de impulsos electromagnéticos que pueden estar influenciados por diversos factores. A medida que estas señales se alejan del cuerpo, vibran a frecuencias cada vez más elevadas, ya que los distintos campos energéticos varían progresivamente en octavas de frecuencia siempre creciente.

Cuando los chacras funcionan correctamente, están activos, girando y recibiendo la Energía Universal. De esta forma nos proporcionan información sobre el mundo que nos rodea, armonizan nuestro cuerpo, mente y espíritu; combaten y previenen cualquier tipo de enfermedad y nos ayudan a aumentar nuestro nivel de consciencia y autoconocimiento.

Están representados por flores de loto con una determinada cantidad de pétalos igual a sus frecuencias de energía. Además, cada uno de ellos está relacionado con un elemento, un color, un sentido y con una serie de funciones a todos los niveles (físico, mental y emocional) cuyo conocimiento nos ayuda a profundizar en nuestro propio crecimiento.

El Reiki en la sanación de los chacras

Los diferentes estados emocionales o vitales influyen directamente en el estado de los chacras produciendo bloqueos o disfunciones en su funcionamiento. Una de las formas más eficaces para recuperar la correcta fluidez de la Energía Universal a través del canal energético, es la aplicación de Reiki.

Por medio de la sensibilidad de sus manos, el terapeuta de Reiki puede detectar las deficiencias en el funcionamiento de los chacras. Con la aplicación de Reiki se irán disolviendo poco a poco los bloqueos en estos puntos. La duración de este proceso es variable con cada paciente, teniendo en cuenta que cada bloqueo o disfunción necesita su tiempo para deshacerse y para que la energía fluya nuevamente.

 

 

 

 

Primer Chacra. Raíz – MULADHARA 

Localización: Perineo.
Color: Rojo. Cuatro pétalos
Elemento: Tierra.
Sentido: Olfato
Alimentos: Proteínas, frutas y vegetales rojos.
Glándulas/órganos: Suprarrenales, esqueleto, piernas, pies y colon.
Minerales: Rojos y negros. Rubí, granate, piedra de sangre, jaspe rojo, turmalina negra, cuarzo ahumado.
Funciones: Voluntad de vivir, vitalidad, instinto, estabilidad, relación con nosotros mismos, realización de los deseos, despertar de la conciencia. Determina nuestra conexión con la tierra y la materia.

Abierto: Fuerza vital, bien asentados en la realidad física, abundancia, estabilidad, seguridad, serenidad, buen vínculo con la tierra. Activa la creatividad. Por ser un extremo debe equilibrarse y abrirse con el séptimo, su opuesto.

Cerrado: Inseguridad, ambición, energía baja, poca actividad física, preocupación excesiva por la supervivencia, cólera, anemia, mala circulación, fatiga, ambición por lo material en forma desmedida, sensación de carencia material. Si este chacra no se abre antes de atender a los demás, habremos crecido sin echar raíces , faltos de fundamento y no habrá estabilidad.

 

 

 

 

Segundo Chacra. Sacro – SWADHISTHANA

Localización: Debajo del ombligo.
Color: Naranja. Seis pétalos
Elemento: Agua.
Sentido: Gusto
Alimentos: Líquidos, frutas y vegetales anaranjados.
Glándulas/órganos: Gónadas (ovarios y testículos), órganos sexuales, próstata, útero, riñones, vejiga y todos los líquidos del cuerpo.
Minerales: De color rojo-naranja-amarillo. Coral, coralina, ámbar, citrino, topacio, feldespato, aventurina.
Funciones: Capacidad de dar y recibir placer sexual y físico, curiosidad, estabilidad, creatividad, inspiración estética, conocimiento, conexión con el otro, sociabilidad, deseo por las cosas.

Abierto: Placer sexual, creatividad, equilibrio, estar centrado, generosidad, asimilación de nuevas ideas, amor por la vida.

Cerrado: Dificultades sexuales, envidia, agresividad, estancamiento, aislamiento, desórdenes rítmicos, dificultad para expresar el afecto, imposibilidad para disfrutar de los placeres de la vida.

 


 

 

Tercer Chacra. Plexo solar – MANIPURA

Localización: Entre el ombligo y el corazón.
Color: Amarillo. Diez pétalos
Elemento: Fuego.
Sentido: Vista
Alimentos: Frutas y vegetales amarillos.
Glándulas/órganos: Páncreas en su función endocrina, estómago, hígado, páncreas, vesícula biliar, sistema nervioso.
Minerales: Amarillos, critrino, topacio, ámbar, ojo de tigre, calcita dorada y oro.
Funciones: Centro del poder personal, del compromiso y de la sabiduría. Regula las emociones, acción vitalidad, relación con los demas. Voluntad, valor, perseverancia.

Abierto: Motivación por la vida, capacidad para tomar decisiones, capacidad para expresar las emociones cuando es conveniente, extroversión, poder personal, autocontrol, transformación, perseverancia, voluntad, autoestima, conexión con los demás, deseos de compartir.

Cerrado: Agresividad, impotencia, avaricia, ira, miedo, preocupación, desequilibrios emocionales, problemas digestivos, problemas de peso, falta de vitalidad, falta de conexión con el Universo, bloqueo de las emociones, egoísmo, pretensión de poder y control.

 

 

 

 

Cuarto Chacra. Corazón – ANAHATA

Localización: Corazón.
Color: Verde. Doce pétalos
Elemento: Aire
Sentido: Tacto
Alimentos: Frutas y vegetales verdes.
Glándulas/órganos: Timo, corazón, sistema circulatorio, pulmones, brazos y manos.
Minerales: Verdes, rosas, azul verdoso. Cuarzo rosa, esmeralda, malaquita, aventurina, jade, turmalina.
Funciones: Centro del amor. Centro del Ser. Alegría de vivir. Es el chacra del equilibrio. Equilibra las energías entre el triángulo inferior (físico) y el superior (espiritual)

Abierto: Amor incondicional, estabilidad emocional, alegría de vivir, equilibrio, paz, estado de gracia, gratitud, flexibilidad, tolerancia, compasión, alegría, aceptación.

Cerrado: Apatía, intolerancia, dificultades para amar y ser amado, desesperanza, desconexión, soledad, afán de control, falta de comunicación con los demás, problemas pulmonares, cardíacos, circulatorios.

Chacra del Timo o Chacra Alto del Corazón
Antes, el chacra situado en el corazón físico y el situado en el Timo se englobaban dentro del chacra del corazón. La glándula Timo se encuentra entre el corazón y la garganta y es primordial en el sistema inmunológico. Este chacra nos permite amarnos incondicionalmente a nosotros mismos y a los demás, abrirnos cada vez más a los otros, sentir profundamente la paz y el amor universal y saber quiénes somos.

 

 

 

 

Quinto Chacra. Garganta – VISHUDA

Localización: Garganta.
Color: Azul. Dieciséis pétalos
Elemento: Éter.
Sentido: Oído
Alimentos: frutas y vegetales azules.
Glándulas/órganos: Tiroides y paratiroides, garganta, boca, hipotálamo, vértebras cervicales, oídos, hombros.
Minerales: Azules. Turquesa, lapislázuli, aguamarina, azurita, topacio.
Funciones: Centro del sonido, expresión  y comunicación. Recibe las comunicaciones tanto de los demás como de nuestra sabiduría interna. Toma la responsabilidad de nuestras propias necesidades. Es la llave de entrada para los centros superiores.

Abierto: Facilita la comunicación real, el lenguaje, sentirte inspirado y conectado. Creatividad, empatía, éxito profesional, capacidad de recibir, honestidad, integración.

Cerrado: Incapacidad para expresarse. Falta de fluidez, falta de deseos de cambio, orgullo, cabezonería. Falta de tranquilidad y silencio interior. Miedo al fracaso, al rechazo. Problemas físicos de garganta, tiroides, con la voz.

 

 

 

 

Sexto Chacra. Tercer ojo – AJNA

Localización: Frente.
Color: Índigo. Dos pétalos, cada uno de los cuales tiene a su vez cuarenta y ocho pétalos.
Elemento: Espíritu
Sentido: Pecepción extrasensorial
Alimentos: Frutas y vegetales azul púrpura.
Glándulas/órganos: Pituitaria, ojos, oídos.
Minerales: Azules. Lapislázuli, azurita, cuarzo, turmalina.
Funciones: Intuición, percepción, capacidad de visualizar y entender. Clarividencia, clariaudiencia.

Abierto: Comprensión instantánea de cualquier situación. Sentimientos de justicia, caridad y amor consciente. Imaginación, concentración, discernimiento, inspiración. Cuando los sentidos sutiles de este chacra están abiertos nos permiten ver el aura. Clarividencia. Capacidad para materializar las ideas.

Cerrado: Falta de imaginación, miedo, cinismo, tensión, confusión. Intolerancia con las ideas de los demás, distorsión de la realidad. Dolores de cabeza.

 

 

 

 

Séptimo Chacra. Corona – SAHASRARA

Localización: Coronilla.
Color: Violeta, blanco, dorado. Mil pétalos
Elemento: Luz.
Alimentos: Frutas y vegetales azul púrpura.
Glándulas/órganos: Pineal, sistema nervioso central y cerebro.
Minerales: Violetas, blancos y transparentes. Cuarzo, diamante, amatista.
Funciones: Capacidad de integración de la persona con su espiritualidad. Integración del ser físico, mental, emocional y espiritual. Conciencia colectiva, silencio, alegría y gozo espiritual sin límites.

Abierto: Conexión con la fuente del conocimiento Infinito. Experiencias espirituales, plenitud, dicha, meditación, consciencia, trascendencia.

Cerrado: Depresión, confusión, locura, preocupación. Sensación de estar separado de la realidad. Miedo a la muerte. Egocentrismo, insomnio, obsesiones, dificultad para procesar la información.